CONOCE A FÁTIMA, EDUCADORA DE DISCIPLINA POSITIVA PARA FAMILIAS

LA DISCIPLINA POSITIVA LLEGA AL CENTRO

Seguimos con las incorporaciones al centro, es un placer encontrar mujeres con tantas ganas de hacer las cosas de otra manera, y de ofrecer a las familias alternativas a lo que se ha hecho “toda la vida”.

Así que aquí os dejamos con ella, para que se presente:

¡Hola familias! Soy Fátima, maestra de Educación Infantil (Universidad de Salamanca), llevo trabajando con niños de 0 a 3 años desde hace más de 9 años. 

CÓMO LLEGUÉ A ESTE MUNDILLO

A lo largo de este tiempo, me ha surgido la necesidad de buscar una alternativa a los gritos y los castigos ya que no son herramientas respetuosas ni eficaces a largo plazo (aunque en el momento se interrumpa el «mal comportamiento» del niño). 

En esa búsqueda, se cruzó en mi camino la “Disciplina positiva” y, de repente, todo parecía encajar. Comencé a ver el mundo desde esta perspectiva y desde entonces no he parado de leer e investigar sobre ello. Actualmente poseo la certificación internacional de «Educadora de familias certificada en disciplina positiva» (con Marisa Moya) que me permite ofrecer talleres a familias que desean una educación respetuosa y un hogar tranquilo y feliz.

ENTENDIENDO Y AYUDANDO A LOS PADRES

Además, desde que soy madre, mi visión sobre el mundo y sobre mí misma ha cambiado. Y esto me ha llevado a emprender este proyecto tan ilusionante y esperanzador para mí. Estoy deseando llevarme gran cantidad de aprendizajes de cada taller que compartamos y espero que a vosotros os suceda lo mismo.  

Mi sueño siempre fue abrir una «escuela de padres» en la que hacer algo así como una preparación al parto pero para lo que viene después del parto. Y esto es lo que os quiero presentar: a lo largo de este curso, estaré ofreciendo talleres con diferentes temáticas englobados en el marco de la disciplina positiva.

A veces, los padres y las madres vamos navegando entre la permisividad y el autoritarismo. Seguro que os encantaría encontrar el punto medio: ser amable y firme a la vez, tener una relación (de vosotros hacia ellos y viceversa) basada en el amor, el respeto y la confianza. Esto es lo que nos enseña la disciplina positiva y lo que aprenderéis en los talleres.

Las actividades que realizaremos os ayudarán a poneros en la piel de vuestros hijos;  a comprender un poco mejor por qué hacen lo que hacen; a saber qué nos quieren decir cuando nos hacen sentir irritados, desafiados, dolidos o desesperados.

Siempre he pensado que para cambiar el mundo hay que empezar desde la educación de los más pequeños. Crear personas generosas, con responsabilidad social, empatía, y, especialmente, felices. Y esto, a mi parecer, se consigue a través de la disciplina positiva, desde una educación sin gritos ni castigos y estableciendo límites desde el respeto (ya que estamos hablando de lo que más queremos en el mundo).

¿Os gustaría aprender a identificar qué se esconde detrás de las llamadas de atención de vuestros hijos? ¿Qué hacer cuando tienen una rabieta en mitad de un restaurante? ¿Por qué ha vuelto a hacerse pis desde que nació su hermano/a?

En los talleres abordaremos todos estos temas y muchos otros más, y encontraremos las herramientas y la forma de aplicarlas. De forma que hagamos pensar a nuestros hijos, que hagan las cosas no por obediencia si no con conciencia. Para mí, educar no es atiborrar, es provocar hambre. Es aprovechar esa curiosidad innata de los niños y guiarle a conseguir habilidades de vida.

En Octubre comenzamos con los talleres, serán los domingos por la mañana para dar oportunidad a todas las familias, por el momento serán presenciales.

La próxima semana os lanzaremos talleres y fechas, además con precio promocional, si queréis más información podéis mandarme un correo a sumandofelicidad.dp@gmail.com o seguirme en mis comienzos en Instagram @sumando_felicidad.

Articulos relacionados

CÓMO ACOMPAÑAR LAS EMOCIONES EN LA INFANCIA

Cuando hablamos de acompañamiento emocional, no sólo nos referimos a técnicas o actividades que podemos hacer con nuestros hijos, sino a algo mucho más grande. Para poder acompañar emocionalmente a nuestros pequeños de una manera positiva, antes debemos hacer un

Dormir como un bebé: Claves durante el primer año de vida.

Quizá antes de convertirnos en madres o padres pensábamos que dormir como un bebé suponía dormir plácidamente y del tirón, sin molestias, sin miedos, sin necesidad de seguir explorando y creciendo también durante la noche. Algunas personas ya nos advirtieron

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola
¿En qué podemos ayudarte?